martes, 16 de junio de 2009

el regreso

hace un buen tiempo que me he perdido en los ayeres, no encontraba mi lugar siniestro para producir, la agonia de la escuela y mi confusión sobre la vida estaba acaparando todo mi ser. Ahora, cuando el corazón duele por unas c@rtas recibidas de un año pasado, del color azul y de las almas perdidas en momentos de incertidumbre. Todo lo que me vincula a un pasado, eso si en verdad que duele. Pero he tomado la mejor la decisión de mi vida: quedarme quieta, ver que los árboles se mueve, observar la profundidad del color. Por qué tenemos que crecer? es una pregunta que se me viene de pronto a la mente, mientras la taza de café recorre aún mis venas y produce su efecto.
Hoy me siento feliz, feliz porque he dado vuelta a la página, he cambiado de escena en una película sin chiste y ha revolucionado el final.
Feliz porque todo me parece sexy, ameno y resulta que todo está bien. Me agrada esta vida... me sana saberlo.

1 comentario:

Romina Ortiz de Landázuri dijo...

Y aquí... feliz con su regreso...
dando brincos y regalando abrazos